Las adivinanzas son muy divertidas y son enigmas sencillos generalmente en forma de rima que permiten divertirte y pasar un momento muy especial junto a tus amigos. Las adivinanzas son un pasatiempo muy especial que esta dirigido a los niños y tiene el objetivo de entretener y enseñar un nuevo vocablo. Hoy en este blog te vamos a contar las mejores adivinanzas para niños, para que puedas divertirte con ellas y puedas elegir las que más te gusten para compartirlas con quien quieras.

Las mejores Adivinanzas para Niños

Las adivinanzas pueden ser una pregunta con una rápida respuesta ingeniosa, o pueden ser solo una oración que te hace tener una comprensión repentina. Las adivinanzas son una declaración, pregunta o frase que tiene un doble significado. Cuando alguien usa una adivinanza puede ser un desafío que te haga reflexionar resolverlo por tu cuenta, o puede ser un comentario divertido que te haga reír. Las adivinanzas pueden ser geniales para despertar el cerebro o iniciar conversaciones para hacerte pensar. A continuación te dejamos algunos ejemplos geniales de adivinanzas geniales para que puedas elegir las que mas te gusten y puedas compartirlas con tus amigos.

Tengo tres ojos, todos seguidos;

cuando el rojo se abre,

todos se congelan.

El semáforo.

¿Qué animal camina a cuatro patas por la mañana,

dos por la tarde y tres por la noche?

El hombre, ya que gatea de niño,

luego camina y usa un bastón cuando crece.

¿Qué se vuelve más y

más húmedo cuanto más se seca?

Una toalla por supuesto.

No tengo peso, pero puedes verme.

Ponme en un balde y lo haré más ligero.

¿Qué soy?

Un agujero.

Todos pasan por mí,

pero yo nunca paso por nadie.

Todos preguntan por mí,

pero yo nunca pregunto por nadie. ¿Qué es?

La calle.

Alta como un palo,

cabeza arriba y solo come hojas que están encima.

¿Qué es?

La jirafa.

Y lo es, y lo es,

y no me lo adivinas ni en un mes.

¿Qué es?

El hilo.

Mi picadura es dañina,

mi cuerpo insignificante,

pero el néctar que yo doy,

os lo coméis al instante. ¿Qué es?

La abeja.

Tiene dientes y no come,

tiene cabeza y no es hombre.

¿Qué es?

El ajo.

¿Qué es tan frágil que cuando dices su nombre lo rompes?

El Silencio.

¿Qué se cae, pero no se rompe,

y qué se rompe pero no se cae?

Cae la noche y amanece.

Tengo agujeros en mi parte superior e inferior,

mi izquierda y derecha, y en el medio.

Pero aún aguanto agua. ¿Qué soy yo?

Una esponja.

¿Qué puede correr pero nunca caminar,

tiene boca pero nunca habla,

tiene cabeza pero nunca llora,

tiene cama pero nunca duerme?

Un rio.

¿A qué respuesta nunca puedes responder que sí?

¿Ya estás dormido?

Cuando las cosas van mal,

¿con qué siempre puedes contar?

Con tus dedos.

¿Qué hay siempre delante de ti pero que no puedes ver?

El futuro.

¿Dónde puedes encontrar ciudades,

pueblos, tiendas y calles,

pero no hay personas?

En un mapa.

 

Soy ave y soy llana,

pero no tengo pico ni alas.

¿Sabes quién soy?

La avellana.

Blanco es, la gallina lo pone,

con aceite de fríe y con pan se come.

¿Qué cosa es?

El huevo.

Todos me quieren para descansar.

¡Si ya te lo he dicho! No lo pienses más.

La silla.

¿Qué tiene cuello pero no cabeza?

Una botella.

¿Qué sucede una vez en la vida,

dos veces en un momento,

pero nunca en cien años?

La letra “M”

¿Qué tiene las manos pero no aplaude?

Un reloj.

¿Qué hay que romper antes de poder usarlo?

Un huevo.

Canto en la orilla, vivo en el agua,

no soy pescado y tampoco cigarra.

La rana.

Me llegan las cartas y no sé leer y,

aunque me las trago, no mancho el papel.

¿Qué es?

El buzón.

 

Si dos son compañía, y tres son multitud,

¿qué son cuatro y cinco?

Nueve!

 

Sal al campo por las noches si me quieres conocer,

soy señor de grandes ojos,

cara seria y gran saber. ¿Quién soy?

El búho.

¿Qué sube pero nunca baja?

¡Tu edad!

 

Blanca por dentro,

verde por fuera.

Si no sabes, espera.

¿Qué es?

La pera.

¿Qué puedes atrapar pero no tirar?

Un resfriado!

Soy alto cuando soy joven y bajo cuando soy viejo,

¿qué soy?

Una vela.

¿Cómo puede un leopardo cambiar sus manchas?

Moviéndose de un lugar a otro.

¿En qué es fácil entrar pero difícil salir?

Los problemas.

Hay un gallo sentado en la cima de un granero.

Si pone un huevo,

¿de qué manera rodaría?

Los gallos no ponen huevos.

No tengo vida, pero puedo morir.

¿Qué soy yo?

Una batería.

 

Cuatro patas tiene, así como un asiento.

De ella me levanto y en ella me siento.

La silla.

 

Por dentro carbón,

por fuera de madera.

En tu estuche voy a la escuela

El lápiz.

Tengo agujas pero no sé coser,

tengo números pero no sé leer,

las horas te doy, ¿Sabes quién soy?

El reloj.

Soy bonito por delante y algo feo por detrás,

me transformo a cada instante ya que imito a los demás.

¿Sabes quién soy?

El espejo.

Oro parece, plata no es.

Abran las cortinas

y verán lo que es.

El plátano.

Cabeza de hierro, cuerpo de madera,

si te piso un dedo,

¡menudo grito pegas! ¿Qué es?

El martillo.

Que corre mucho y no tiene pies.

¿Qué cosa es?

El viento.

Te la digo, te la digo,

te la vuelvo a repetir,

te la digo veinte veces

y no me la sabes decir. ¿Qué es?

La tela.

Si soy joven, joven quedo.

Si soy viejo, viejo quedo.

Tengo boca y no te hablo.

Tengo ojos y no te veo. ¿Quién soy?

El retrato.

 

Una señorita muy señoreada,

lleva sombrero verde

y blusa colorada. ¿Quién es?

La fresa.

Somos verdes y amarillas,

también somos coloradas.

Es famosa nuestra tarta y también comernos

sin que estemos cocinadas.

La manzana.

Si tu me quieres comer,

me verás marrón peludo y no me puedes romper

porque por fuera soy duro.

Coco.

Abierta siempre estoy para todos los niños.

Cerrada y triste me quedo los domingos.

La escuela.

 

Doy al cielo resplandores cuando deja de llover.

Abanicos de colores que nunca podrás coger.

El arcoiris.

Guardada en estrecha cárcel por soldados de marfil,

está una roja culebrea que es la madre del mentir.

La lengua.

 

Como el algodón suelo en el aire flotar.

A veces traigo lluvia y otras solo humedad.

Las nubes.

Dos fuentes muy cristalinas

están en medio de un llanto

y cuando las fuentes manan

no está muy contento el amo.

Los Ojos.

¿Qué son las adivinanzas?

Las adivinanzas son preguntas o declaraciones que ofrecen un enigma o rompecabezas para resolver. A menudo implican un pensamiento crítico por parte del lector para descubrir la respuesta, y esto ofrece un entretenimiento desafiante. Si bien las adivinanzas a menudo cumplen la función de entretener a las personas al proponer preguntas difíciles de resolver, también tienen otros propósitos. Por ejemplo, pueden permitir un pensamiento más profundo con respecto a un problema o permitir que surjan otras preguntas. Al usar adivinanzas en estas situaciones, requiere que el lector piense en varias posibilidades de manera crítica en lugar de una lectura superficial. Una adivinanza es tan difícil o tan simple como tú . La respuesta puede estar justo en frente de tu nariz e incluso en el acertijo, o puede ser difícil de comprender. Depende de cuánto abras tu mente a las posibilidades.

RECOMENDADO:  Mejores preguntas para jugar »Verdad o Reto«

No olvides dejar tu comentario acerca de las imágenes que te mostramos aquí…